El cuatro venezolano

El cuatro venezolano es un instrumento de cuerdas similar a la guitarra acústica, con la particularidad de tener sólo cuatro cuerdas y un tamaño mucho más reducido. Está relacionado con las antiguas guitarras, aunque su afinación sea completamente distinta (A-D-F#-B). Con una estructura parecida a la guitarra acústica, tiene: un mástil delgado con 17 trastes, un clavijero, un puente fijo y una caja de resonancia que le permite reproducir sonidos sin necesidad de amplificación.

Origen1024px-hombre_cantando_por_dinero_en_las_cercanias_del_hotel_humbodlt

Todo parece indicar que el origen del cuatro se remonta hacia los tiempos del antiguo Egipto, como derivado de otros instrumentos similares que podían encontrarse en zonas aledañas. Así pasó al continente con la influencia de España, pero en la forma de laúd. Modificaciones posteriores con cambios sustanciales tanto en materiales del cuerpo del instrumento como de sus cuerdas convirtieron al cuatro en lo que es hoy actualmente.

Características musicales

El cuatro venezolano posee un timbre suave, provisto de armónicos ideales para el acompañamiento con casi cualquier instrumento de cuerda o viento. Sus características melódicas y rítmicas lo convierten en un instrumento perfecto para la ejecución tanto solista como acompañante. Sus tonos son brillantes, con una tendencia a destacar entre los instrumentos de cuerda, por eso es uno de los acompañantes predilectos de la música llanera, el joropo, el merengue, la gaita y el polo. Generalmente hay dos modalidades de ejecución: el «charrasqueo», que consiste en tocar las cuerdas del cuatro alternando patrones rítmicos de golpes con la mano derecha sobre las cuerdas, y el «punteo», que es tocar cada cuerda por separado, de manera similar a un solo de guitarra.

En la actualidad, el cuatro es un instrumento en constante evolución: su incorporación a otros estilos musicales es notoria, ya que sus cualidades rítmicas le permiten incorporarse perfectamente a muchas tendencias actuales. Este instrumento posee algunas variaciones (como el cinco, de mayor tamaño, o el seis, ligeramente mayor que el cinco pero con seis cuerdas), guardando en buena medida las mismas cualidades tonales y melódicas del cuatro típico.

Leave a Reply